La preciosa boda de Marina y Miguel en Granada

Os traemos un poquito de esta boda tan bonita que se celebró en Granada.

Marina y Miguel pueden decir que tuvieron su boda soñada, no sólo por lo bonita que fue, sino por todos los que los acompañaron que hicieron fuera sin duda, un día inolvidable.

Miguel nos recibió en casa de sus padres, estaba hecho un flan, aunque el dijera que no. Allí estuvo arropado por toda su familia, con los típicos nervios de ese día y también con las bromas que se suelen hacer en esos momentos. Ya sólo quedaba ver a Marina.

La novia nos esperaba en La Casa 1800, de Granada, allí estaba con todas sus damas de honor, y con todo el revuelo que conlleva un acontecimiento así. Por aquí y por allí había bolsas, tacones, flores, papeles……y un sin fin de carreras para llegar a tiempo a la ceremonia. El que ponía el punto tranquilizador era el padrino, que se veía envuelto entre todo ese lío.

Y todas y todos colaboraron a que aquel ratito fuera genial, y nosotros disfrutando de ese precioso lío.

En el Cortijo Alameda esperaba Miguel a Marina, al verse no pudieron resistir regalarse una gran sonrisa, nerviosa y llena de emoción a la vez.

Y así fue pasando la tarde, entre los Si quiero, y todo el fieston que hubo hasta que los cuerpos aguantaron.

Con más tranquilidad, nos fuimos de postboda. Teníamos muchas ganas, ya que este par de guapos, se dejan hacer y proponen cositas que al final quedan genial. Y después de toda una tarde por los campos de Granada, después de hacer un montón de amigas lanudas, después quedaron estas fotos que hoy queremos compartir con vosotros.

 

 

 

Deja un comentario

Boda de Rocio & Fran

 

La boda de Rocío y Fran era como volver de nuevo a casa, pues Rocío es la tercera boda que hacemos en su familia, por lo tanto, nos conocemos muy bien.

Desde el minuto uno estábamos muy compenetrados pues eso de conocerse es todo un grado. Ni que decir tiene que hacen una pareja muy bonita y lo que más nos gusta es que siempre, siempre, están con una sonrisa en la boca.

En todas la bodas hay anécdotas, pues esta no iba a ser menos y con el día tan tremendo de calor que hacía, aguantaron la compostura sin el aire acondicionado ya que el mando del aparato desapareció.

El día de la boda fue genial y la postboda mejor aún, los nervios estaban más que pasados y ya lo único que quedaba era disfrutarla. Y la disfrutamos mucho y las fotos que quedaron muy bien. Esperamos que les gusten.

 

 

 

 

Esteban Castro [fotógrafo de bodas en Jaén] Fotógrafo de bodas Almería, Fotógrafo de bodas Granada, Fotógrafo de bodas Córdoba

Desarrollado con Bokeh Pro para WordPress